VISITO A UN AMIGO

Abd Al-Ahad
2 min readMar 6, 2022

Empezaré por aquello que todos saben, algunos experimentan y pocos conversan ante la ausencia de imaginación y palabras que lo signifiquen.

Parafraseando poco a altos sabios con algunos momentos, casi instantes de lucidez, que cortas vidas dejaron saborear jugosos frutos en la posteridad.

Imaginaos el absoluto vacío, en el que navegan las almas, que aún no son, porque hacen parte de más, transgrediendo las fronteras de lo conceptuable y la paupérrima razón.

Falacias aparte, aisladas del ensueño trascendental en donde visito a un amigo del pasado más remoto, que me encontré en esta vida para enjuagar las emociones más sublimes en cada abrazo de bienvenida.

Angosturas del camino con más estrechez con los pasos que avanzan, como si fuera en cada encuentro contigo un niño, después de transformarme en león para sortear la senda rocosa.

Nuevamente acudo a tu encuentro, como en otras madrugadas, tal vez a pedirte perdón, tal vez a recordarte que vives en mí perenne, tal vez a revivir esa parte de mí que ahora descansa en paz tras el olvido, tal vez para señalarme la vacuidad que intenta sustraerme cuando me descuido.

Itinerante entre los seis caminos, sobre la arena fogosa en el arenal, bajo el cascajo fresco de coral, entre las aguas corrientes que alcanzan los tobillos, frente al mar, frente al horizonte de la sabana y bajo las hermanas que nos resguardaron.

Opté por dar un giro a la izquierda hasta donde llega el pavimento de la infancia, para sonreír contigo, amigo, en la calidez de tu hogar, para recibir tu recado, entender el mensaje bajo el prisma que distorsiona todo y despedirnos sin promesas, porque la libertad no se sujeta, como no se sujeta el alma, como como no se sujeta el mundo, como nada se sujeta, no se captura la dualidad.

--

--

Abd Al-Ahad

Abd Al-Ahad seudónimo de Abraham Elías Jattin Mangones. Nacido en la ciudad de Lorica, Córdoba, Colombia.